Little Havana

Little Havana

Una pequeña parte de Cuba se mantiene viva dentro de los Estados Unidos en uno de los barrios más conocidos de todo Miami. En Little Havana comenzaron su nueva vida los disidentes cubanos que escaparon al régimen castrista, manteniendo vivos los recuerdos de su patria.
La población de Little Havana es de más de 90.000 personas, siendo el 90% latinos y, entre estos, cubanos en un gran porcentaje.
La vida en Little Havana gira en torno a la Calle Ocho. En esta calle conviven artesanos fabricando cigarros puros, decenas de restaurantes cubanos con mucho sabor o algunas tiendas en las que suena una música vibrante, todo ello envuelto por un ambiente nostálgico y un fuerte aroma a café. En esta misma calle podrás encontrar un Paseo de la Fama con las estrellas cubanas más conocidas.
Uno de los lugares con más encanto en la Pequeña Habana se encuentra en la Calle Ocho a la altura de la avenida 15; se trata del Parque Máximo Gómez, un lugar donde se reúnen los cubanos de avanzada edad para jugar al dominó o al ajedrez mientras tratan de arreglar el mundo discutiendo sobre el pasado y el futuro de Cuba.
No se puede visitar Little Havana sin probar un auténtico café cubano, un expreso muy potente y extremadamente dulce que sirven en pequeñísimos vasos aunque, si lo que querés es refrescarte, nada mejor que tomar un Guarapo, una especie de zumo de caña de azúcar.
La Pequeña Habana tiene un ritmo de vida diferente, a lo cubano. El carácter abierto y optimista de sus habitantes hace que intrigue e incluso divierta observar las escenas de su vida diaria en un barrio tan pintoresco.
Little Havana es uno de los mejores lugares para ir a comer, ofrece comida cubana muy sabrosa a precios accesibles. No puede decirse lo mismo si se trata de cenar. Como indican los propios habitantes, por la noche la zona no es demasiado segura.